Declaró personal del cementerio de Tandil tras el hallazgo de dos cadáveres NN

CEMENTERIO tandilTras el hallazgo de dos cuerpos NN en el Cementerio Municipal de Tandil, el fiscal federal Walter Romero inició las actuaciones tendientes a establecer la identidad de los cadáveres y tomó declaración testimonial a los trabajadores del área.
El martes pasado, personal del Cementerio Municipal se encontró con dos cuerpos NN cuando se encontraban excavando dos fosas aparentemente desocupadas. Estas dos personas, no están anotados en ningún registro; y se sospecha que podrían estar vinculados a la dictadura.
“Cuando el personal comenzó a excavar descubrieron que había restos humanos. Revisamos todo lo que tenemos y en ningún lugar dice que eso fue usado nunca”, aseguró Omar Chenlo, Director del Cementerio; y agregó “lo que les llamó la atención fue que eran dos lugares que no se habían ocupado nunca, por lo tanto, al hablar con el capataz, este vio que verdaderamente no se habían usado”.
Luego Chenlo indicó que nunca antes había sido utilizado el lugar debido a que se trata de una fila agregada, que no existía antes; y se llevaron la sorpresa de que el lugar no estaba vacío, tal como lo esperaban.
Ante el descubrimiento, el responsable de la necrópolis Omar Chenlo presentó el último lunes la denuncia ante la Fiscalía Federal, en la que dio cuenta de la aparición de restos óseos humanos correspondientes a dos cuerpos de los cuales no existen registros en los libros ni en el sistema informático.
Con celeridad, el doctor Romero tomó declaración al director de Cementerios del Municipio y a siete empleados municipales que trabajan en el área. En principio, escuchó los relatos de las circunstancias en que se produjo el macabro hallazgo.
Hasta el momento, la principal hipótesis que maneja el fiscal está vinculada a los delitos de lesa humanidad ocurridos durante la última dictadura militar. Concretamente, a la posibilidad de que se trate de desaparecidos.
En concordancia con esa línea de investigación, ya dio intervención al Equipo Argentino de Antropología Forense para que tome muestras de ADN de los restos óseos y pueda cotejarlas con los datos que existen en el banco de muestras de familiares de desaparecidos de todo el país.
Al mismo tiempo, aguarda que el juez federal de Azul Martín Bava ordene una serie de medidas, como una inspección ocular en el sector en que fueron encontrados los cuerpos y peritajes sobre los registros del Cementerio.
Los indicios
La aparición de los cadáveres se registró el martes 30 de julio, cuando sepultureros preparaban la tierra en espacios que, según los registros, debían estar vacíos.
Enorme fue su sorpresa al excavar las tumbas 4 y 11 de fila 0 en la Sección XI, que estaban cubiertas por tierra y pasto. Todo indicaba que nunca habían sido utilizadas, pero inesperadamente dieron con restos humanos.
Una vez informado, Chenlo dispuso recoger todo lo que hallaron dentro de las tumbas clandestinas y colocarlo en bolsas separadas. Además de la osamenta humana, rescataron otros elementos de interés como restos de ropa y zapatos, las mallas metálicas de los cajones y algunas de las manijas de los féretros.
Incluso, el director de Cementerios infirió que los cuerpos podrían haber sido enterrados a fines de la década del 70’, teniendo en cuenta las características de los herrajes hallados coincidentes con los de esa época.
En paralelo, el funcionario le dio intervención a la Secretaría de Asuntos Legales del Municipio, que se ocupó de la redacción de la denuncia que fue presentada ante la Justicia.
La preservación
Tras radicar la denuncia, los cadáveres -colocados en bolsas y rotulados- quedaron en custodia en un depósito de la administración del Cementerio hasta el momento en que el Equipo de Antropología Forense los requiera para su estudio.
Además, el fiscal solicitó preservar las tumbas donde aparecieron, que ya fueron tapadas con maderas hasta tanto se realicen los peritajes correspondientes.
Los registros
Con respecto a la información que conserva el Cementerio sobre las inhumaciones, Omar Chenlo explicó que cuentan con los libros de actas en manuscrito desde el año 1908, fecha en la que se inauguró el predio.
Por otro lado, disponen de un sistema de fichas que se instauró en 1988 y a partir de 2005, la información se informatizó.
El funcionario municipal indicó que en primer lugar revisaron los registros y determinaron que las celdas 4 y 10 de la fila 0 de la Sección XI debían estar vacías. Por ese motivo, ordenó preparar la tierra para futuras inhumaciones, tarea habitual en la necrópolis.
El antecedente
En 2011 había aparecido otro cadáver sin identidad en el Cementerio, que ya fue peritado por especialistas en antropología forense. Sin mayores novedades en la causa, los restos fueron remitidos nuevamente a la necrópolis, donde permanecen preservados.
Ante estos nuevos casos, se reavivó el interés por esa investigación que hasta el momento no habría logrado avances que permitan acercarse a la identidad de los restos aparecidos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fuente: InfoGEI / El Eco

Copyright © 2012 24 Baires. Todos los derechos reservados.
           Acceso   |   Webmail
Director: Carlos Vazquez