Distritos costeros toman medidas para evitar el arribo de turistas

A través de una fuerte campaña informativa las autoridades de varios municipios buscan desalentar los viajes y advierten que «esta todo cerrado» porque «no son vacaciones».

Luego de un fin de semana que mostró un alto grado de irresponsabilidad de una parte de la población que asumió la suspensión de clases y las licencias laborales especiales como si fueran «vacaciones», desde varios distritos decidieron desalentar la llegada de turistas aplicando un estricto control de ingreso a las ciudades y alertando sobre la situación sanitaria y el cierre de comercios.

El caso mas emblemático es el de Monte Hermoso, que tuvo picos de ingreso de visitantes entre el sábado y el domingo, lo que hizo colapsar el ingreso a la ciudad y causó indignación en las redes sociales cuando comenzaron a circular imágnes de esta situación.

Algo similar, aunque no tan impactante ocurrió con el resto de los distritos de la costa atlántica y en la ruta 2 se registró un movimiento importante de vehículos que un número importante de familias decidió evitar las indicaciones del gobierno nacional y las recomendaciones de los especialistas y emprender un viaje de placer a pesar de los riesgo por el coronavirus.

En ese sentido uno de los que salió al cruce de los visitantes fue el jefe comunal de Pinamar, Martín Yeza, que a través del Twitter se alineó con el pedido del presidente Alberto Fernández para evitar la ciculación de personas y le recordó a los que tienen pensado ir a su distirto que «va a estar todo cerrado» y aseguró que todos los días se aumentan los controles porque «no son vacaciones, está todo el país en cuarentena».

En Monte Hermoso el intendente Alejandro Dicchiara lanzó un operativo de control para los turistas que ingresan a la ciudad, que incluye controles de temperatura y la necesidad de completar un formulario a modo de declaración jurada en la que los visitantes indican estuvieron en contacto con posibles infectado o si viajaron en los últimos días a zonas afectadas por la Pandemia.

Pero además a través de las redes sociales el municipio lanzó una campaña para evitar el arribo de turistas, sumándose a la campaña «#NoSonVacaciones», sumando incluso a los guardavidas que piden a todos que «nos ayuden quedandose en su casa».

Fuente: codigobaires