El Gobierno Provincial busca disminuir el impacto de la crisis en la empresa Loma Negra

El conflicto entre los trabajadores y la cementera Loma Negra mantiene en vilo a la pequeña localidad bonaerense de Barker, en Benito Juárez, luego de que la empresa resolviera reestructurar la planta local, lo que implicaría despidos, traslados y reducción de turnos.

Cabe señalar que, con poco más de 600 habitantes, el pueblo de Barker estructuró casi toda su productividad en torno a la planta, por lo que si la empresa decide ir a fondo con las modificaciones, sufriría un fuerte golpe económico y social. De hecho, en una medida de fuerza inédita realizada semanas atrás, los vecinos paralizaron comercios y no enviaron a los chicos a las escuelas, con el fin de visibilizar el impacto que tendría un posible cierre de Loma Negra.

En ese marco, el Gobierno provincial, un nuevo actor en el conflicto, que hasta el momento era mediado por Nación, dictó días atrás la conciliación obligatoria y obligó así suspender los 99 despidos que ya estaban en curso, mientras busca consensuar entre las partes alternativas que sirvan para pensar un esquema de trabajo que contenga a la mayor cantidad de empleados posible.

Fuentes del Ministerio de Trabajo bonaerense admitieron a la agencia DIB que «la situación tiene alto grado de complejidad» pero señalaron que hay alterativas para explorar consensos en los que, según advirtieron, «ambas partes tendrán que ceder algo». Asimismo, consideraron que un desafío a corto plazo es «desarrollar proyectos que busquen una diversificación de las actividades productivas».

Fuente: DIB

Copyright © 2012 24 Baires. Todos los derechos reservados.
           Acceso   |   Webmail
Director: Carlos Vazquez