Declaró el acusado del femicidio: «La encontré muerta, yo no la maté»

femicidio ramosMarcos Mansilla, el acusado de matar a golpes a su novia Julieta Mena (23), en su casa de la localidad bonaerense de Ramos Mejía, negó hoy haber cometido el ataque, dijo que la encontró muerta cuando llegó a la vivienda y que escapó porque se asustó, según informó el fiscal de La Matanza, Carlos Arribas, tras indagarlo por femicidio.

Según el fiscal, Mansilla (33) argumentó que las lesiones halladas en sus brazos -y que para los pesquisas pueden ser producto de la resistencia de la víctima- fueron por una pelea que tuvo en el barrio porteño de Liniers, cuando escapó del lugar del crimen de Mena (23), tras «tomarla en brazos», ver que «tenía sangre» y huir «asustado».

Mansilla fue conducido esta mañana a la sede de la fiscalía temática de Homicidios de La Matanza, a cargo de Arribas, y aceptó formular la declaración indagatoria, aún en contra del consejo del letrado oficial que se le asignó.

«Le pregunto en relación a la lesión que tiene en la mano derecha y algunas escoriaciones que tiene en los brazos y lo que él refiere es que una vez que la encontró a Julieta en esa situación, se fue del lugar y mantuvo una pelea en el barrio de Liniers», dijo hoy Arribas.

El fiscal enfatizó que Mansilla «negó» haber golpeado a Julieta, y que, en cambio, relató que «cuando llegó ya se encontraba fallecida, que la tomó en brazos, vio que tenía sangre y salió rápidamente de la casa».

De acuerdo con el funcionario, durante su relato, en el que «se quebró y lloró por momentos», el acusado tuvo algunas inconsistencias.

«Dijo que la encontró en el baño con la ducha abierta y dice que estaba vestida», manifestó Arribas sobre una de las cuestiones que le resultaron «llamativas» de la declaración.

Otra contradicción en su relato es que el imputado no supo explicar cómo la joven estaba en su casa en su ausencia, si en su relación «iban y venían, actualmente Julieta estaba durmiendo casi todos los días en lo de la mamá» e incluso «no tenía llave».

El imputado también dijo que al momento del hecho «se encontraba alcoholizado y drogado», aunque a Arribas le pareció que su relató fue «muy coherente» y con detalles «hasta de horarios», lo que consideró que «tiraría un poco por tierra» la versión de que tenía las facultades alteradas.

El fiscal señaló que Mena «estaba muy golpeada» en todo el cuerpo, incluso con «lesiones en todo lo que es la parte de la vagina y algunos golpes en la zona anal», presuntamente mediante puñetazos y patadas.

«Por ahora no hay otra hipótesis, porque (la muerte) es muy característica en cuanto a los golpes, a la focalización de los golpes, a la relación de pareja que tenían», dijo el fiscal respecto a que se trata de un típico «femicidio».

El funcionario recordó que, en su declaración, Mansilla incluso reconoció que previamente había «tenido empujones y algún que otro agarre (con su novia) como restándole importancia» y que hasta llegó a reconocer que le parecía «que estaba en el marco de la normalidad de la pareja».

Arribas informó que solicitó al Juzgado de Garantías a cargo de la causa que transformara en detención la aprehensión de Mansilla, en orden al delito de «homicidio doblemente agravado por el vínculo y por violencia de género» y que solicitará un cotejo de su ADN con pelos que la víctima tenía en la mano, supuestamente arrancados de la cabeza de su atacante mientras se defendía.

El crimen de Mena fue cometido el domingo, alrededor de las 2, en una vivienda situada en la calle Pasco 289, casi esquina Bolívar, en Ramos Mejía, partido de La Matanza, donde vivía Mansilla con su familia.

Fuentes policiales y judiciales informaron que Julieta vivía con su madre a pocas cuadras de ese inmueble pero pasaba la mayor parte del tiempo con el novio.

En esta ocasión, el hombre iba a concurrir con la joven y una pareja a un cumpleaños aunque finalmente no lo hicieron.

Los voceros agregaron que la madre de Julieta llamó el domingo por la mañana a su hija por teléfono y como no respondió fue hasta la vivienda del novio, aunque allí tampoco contestaron el timbre.

Una tía del acusado que ya había regresado del cumpleaños ingresó a la casa a través de una escalera y encontró el cuerpo de su sobrina en el baño, por lo que llamaron al número de emergencias 911.

El resultado de la autopsia confirmó que Mena murió como consecuencia de la cantidad de golpes de puño y patadas que recibió en diversas partes del cuerpo, lo que le provocó el estallido del hígado y los riñones.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Copyright © 2012 24 Baires. Todos los derechos reservados.
           Acceso   |   Webmail
Director: Carlos Vazquez