Detuvieron al hombre que asesinó a golpes a su pareja en Ramos Mejía

La pareja de Julieta Mena, la joven de 23 años asesinada ayer a golpes en su casa de la localidad bonaerense de Ramos Mejía, fue detenido esta mañana en la casa de un familiar.

Se trata de Marcos Mansilla (33), quien era intensamente buscado desde ayer y finalmente hoy a las 9 fue encontrado escondido en la casa de su hermana, en González Catán, partido de La Matanza.

Los voceros señalaron que desde que ayer por la mañana fue encontrado el cadáver de Julieta, efectivos de la Jefatura Departamental La Matanza pusieron en marcha un operativo de vigilancia encubierta en los domicilios de los familiares y allegados conocidos del supuesto asesino.

De esta manera, los policías descubrieron que Mansilla se ocultaba en la casa de su hermana, situada en Conde al 3300, de González Catán, y lo detuvieron bajo las órdenes de la fiscalía de Homicidios de La Matanza del Departamento Judicial La Matanza.

Por otra parte, esta mañana se llevó a cabo el velatorio de la joven, donde la madre de Julieta, llamada Marcela Morera, calificó a Mansilla como «una bestia» y pidió que se hiciera «Justicia».

Morera hizo declaraciones a los medios de comunicación reunidos en la puerta de la casa de sepelios, ubicada en el cruce de Eizaguirre y Arieta, de la localidad de San Justo, y dijo que sentía un «dolor inexplicable».

«Es una bestia, la desfiguró», dijo la mujer en referencia al novio de la víctima, y agregó que los miembros de la pareja «se conocían desde muy chicos», que «ella estaba muy enamorada» y que todos sus allegados le decían que «no era un chico para ella» porque «estuvo preso por robo tres años y medio».

«Es tan valiente que nunca daba la cara», ironizó respecto al supuesto asesino, y agregó que mientras que le hablaban a la joven para que lo dejara «ella más se alejaba» de su familia, que Mansilla «era un vago, trabajaba un mes, cobraba y compraba falopa y ropa», y que entonces su hija «le pagaba las deudas».

Finalmente, Morera dijo que el crimen de Julieta «fue desgarrador», que el asesino «le destrozó la vida» y que ahora quería «Justicia, que vaya preso».

Una tía de la joven de nombre Silvina, por su parte, dijo que los novios mantenían «una relación muy difícil» y que había «peleas agresivas constantes», pero que «jamás» creyeron «que Marcos podía llegar a matar a Julieta».

El crimen de Mena (23) ocurrió ayer alrededor de las 2, en una vivienda situada en la calle Pasco 289, casi esquina Bolívar, en Ramos Mejía, partido de La Matanza, donde vivía Mansilla con su familia.

Fuentes policiales y judiciales informaron que Julieta vivía con su madre a pocas cuadras de ese inmueble pero pasaba la mayor parte del tiempo con el novio.

En esta ocasión, el hombre iba a concurrir con la joven y una pareja a un cumpleaños pero, minutos antes, la chica fue a la casa para conversar con él.

Cerca de las 22, el matrimonio pasó a buscarlos para dirigirse a la fiesta sin embargo, Mansilla les dijo que tenía que guardar algunas cosas y que luego irían al cumpleaños, aunque finalmente no lo hicieron.

Los voceros agregaron que Marcela Morera, madre de la joven, llamó ayer por la mañana a su hija por teléfono y como no respondió fue hasta la vivienda del novio, aunque allí tampoco contestaron el timbre, la mujer llamó al número de emergencias 911 y efectivos del Comando de Prevención Comunitaria (CPC) de La Matanza arribaron al lugar.

El personal ingresó a la vivienda y encontró a la joven muerta con golpes en el cráneo, en el abdomen y en la espalda, además de un profundo corte que pudo haberse provocado al caer contra un vidrio durante la pelea y en el antebrazo también tenía lesiones, por lo que se sospecha que se defendió del ataque.

El resultado de la autopsia confirmó que Mena murió como consecuencia de la cantidad de golpes de puño y patadas que recibió en diversas partes del cuerpo, lo que le provocó el estallido del hígado y los riñones.

Copyright © 2012 24 Baires. Todos los derechos reservados.
           Acceso   |   Webmail
Director: Carlos Vazquez