Lanús salió a buscar casos de Covid-19

El operativo se da en el marco de la nueva estrategia de búsqueda de casos de COVID 19 en villas y asentamientos que está llevando a cabo el ministerio de Salud bonaerense

Este miércoles comenzó la primera de las tres jornadas de búsqueda de casos sospechosos de COVID-19 en el barrio La Fe de Monte Chingolo en el municipio de Lanús, una zona donde residen unas 2300 familias y donde actualmente se presenta un alto porcentaje de infectados.

El distrito que gobierna Néstor Grindetti se suma a la experiencia que y se realizó como prueba piloto en Quilmes y San Vicente y que ahora, continuará replicándose en distintos barrios vulnerables de otros distritos en donde hay casos confirmados. “El objetivo es atacar los potenciales focos de contagios de manera directa y anticiparse a una multiplicación descontrolada, que es una posibilidad mucho más factible en estos contextos socioculturales”, dijo el ministro de Salud Daniel Gollan al principio de esta semana.

Las autoridades sanitaras adelantaron además que los próximos barrios que se recorrerán serán de los municipios de La Matanza, Merlo, San Martín y Moreno, de acuerdo a la nueva estrategia de entrecruzamiento de datos a través del mapeo de casos en tiempo real en los barrios populares. En ese sentido desde el ministerio recordaron que «a partir de ese cruce de información, se determina en tiempo real donde se concentra la mayor cantidad de contagios; y por donde existe circulación».

En el día de hoy los equipos de salud relevaron 351 casas del barrio La Fe de Lanús en búsqueda de personas sintomáticas. En esta jornada se analizaron a 1278 vecinos, de los cuales 2 resultaron fueron catalogados como casos sospechosos y se activó el protocolo sanitario para descartar o confirmar la enfermedad.

Los especialistas explicaron que cuando se detecta un caso sospechoso, se procede a realizar el test de hisopado en una unidad móvil sanitaria, y luego se los aísla. Ese aislamiento se puede hacer en hospitales provinciales de la zona, o bien en los nuevos Centros de Aislamiento Comunitario, de acuerdo a la edad y a los síntomas que experimente la persona.

“Hasta ahora, el plan consistió en recibir a pacientes con síntomas en los centros de salud y contener las demandas a través de la línea 148. Pero en los barrios más vulnerables el acceso al sistema sanitario es mucho más limitado. Por eso se decidió avanzar en una nueva etapa en la que los Estados nacional, provincial y municipales vamos a ir casa por casa”, especificó Gollan.

Al respecto, Leticia Ceriani, Subsecretaria de Gestión de la información, Educación permanente y fiscalización del ministerio de Salud, explicó que se pasó de una vigilancia pasiva a una activa, es decir, hasta hace una semana se esperaba que el caso aparezca para salir a buscar a los contactos; ahora en cambio, se salen a buscar los casos antes de que ocurra el brote en los barrios populares de la provincia. “La idea es poder identificar los casos antes de que haya contagios masivos”, detalló.

“Durante la recorrida se hace una búsqueda activa de febriles y se hace un cuestionario para identificar si esa fiebre tiene que ver con la determinación de un caso sospechoso de coronavirus, o se trata de alguna otra cuestión, como dengue. Además, se aprovecha la instancia para vacunar contra la gripe y el sarampión”, agregó Noelia López, Directora de Salud Comunitaria de la cartera bonaerense.

El trabajo es complejo y requiere de un despliegue territorial de gran envergadura, para lograrlo se está llevando a cabo una la articulación entre los municipios y la Provincia, junto con las organizaciones sociales, sindicales, religiosas y clubes de barrios. En el operativo de hoy, participó la municipalidad de Lanús y la Autoridad de Cuenca Matanza Riachuelo (ACUMAR).

Fuente: codigobaires