Se negaron a declarar los militares imputados en la causa Base Naval

imputados base navalMAR DEL PLATA-Los militares acusados se negaron a declarar y pusieron en duda la autoridad del Tribunal Oral Federal 1 para juzgarlos por su actuación durante la última dictadura. El proceso permitirá mostrar la articulación entre Ejército y Armada para operar en Mar del Plata.

“Ustedes no pueden juzgarme. El tribunal adecuado que debe hacerlo es un tribunal castrense porque mis actos fueron acciones militares”. El capitán de navío retirado Francisco Lucio Rioja habló por videoconferencia desde Buenos Aires. Al igual que el resto de los imputados en el tercer juicio por la “Megacausa Base Naval” que se lleva adelante en Mar del Plata, se negó ayer a declarar. Lo mismo hicieron los otros trece acusados por los crímenes cometidos en las dependencias de la Armada en Mar del Plata durante la última dictadura cívico militar. Ninguno declaró ante los jueces Mario Alberto Portela, Néstor Rubén Parra, Alejandro Daniel Esmoris y Jorge Aníbal Micheli
Con una sala repleta de estudiantes de fotografía, comenzó la tercera audiencia en el juicio por la “privación ilegítima de la libertad agravada, imposición de tormentos agravados por haber sido cometidos en perjuicio de perseguidos políticos, homicidio calificado y asociación ilícita” en perjuicio de 123 personas. Todas ellas pasaron por los centros clandestinos de detención que funcionaron en el edificio de Buzos Tácticos dentro del predio de la Base Naval, en la Escuela de Suboficiales de Infantería de Marina (ESIM) ubicada en el Faro de Punta Mogotes y en el cuartel de la Prefectura Naval, en el corazón del puerto marplatense.
El ex marino Justo Alberto Ignacio Ortiz permanece detenido en San Luis purgando dos condenas a prisión perpetua. Por videoconferencia, fue el primero de los imputados en negarse a declarar. Desde la Sala de la Cámara Federal de Casación en Buenos Aires, lo siguió el contralmirante (R) Roberto Luis Pertusio, quien dijo tener dificultades para recordar su número de documento y por eso tuvo que leer todos sus datos personales.
Rioja fue el que enfrentó de lleno al tribunal y aclaró al tribunal que en la época que ocurrieron los hechos que se le imputan, no era capitán de corbeta sino teniente de navío. “Era un oficial subalterno. No fui jefe del Departamento de Inteligencia de Submarinos y todas las acciones realizadas fueron militares. Debe juzgarme un tribunal castrense”, sostuvo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fuente: Infojus