Piden elevar a juicio oral la causa contra Garachico, torturador de Julio López

lópez declarandoSe trata del ex policía bonaerense Julio César Garachico acusado por tres homicidios y por secuestro y tormentos en perjuicio de siete víctimas, entre ellas el hoy desaparecido Jorge Julio López.

La Fiscalía Federal que interviene en La Plata en causas de lesa humanidad pidió ayer la elevación a juicio oral y público de la causa en la que está imputado un ex policía a quien Jorge Julio López sindicó en 2006 como un torturador que utilizaba picana eléctrica durante la última dictadura. El ex policía bonaerense Julio César Garachico es el acusado por tres homicidios y los delitos de secuestro y tormentos en perjuicio de siete víctimas, entre ellas el propio Julio López y Francisco López Muntaner, uno de los estudiantes desaparecido en la denominada “Noche de los Lápices”.
Los fiscales Marcelo Molina, Hernán Schapiro y Juan Martín Nogueira imputaron también al ex Director de Investigaciones de la Policía Bonaerense, Miguel Etchecolatz, por los homicidios de Norberto Rodas y Alejandro Sanchez cometidos en el centro clandestino que funcionó en la localidad de Arana, en las afueras de La Plata, informó a Télam una fuente judicial.
Garachico, que se desempeñaba como jefe de la calle de la Unidad Regional La Plata, está imputado como coautor material de los secuestros y tormentos en perjuicio de siete víctimas y de los homicidios de Norberto Rodas y la pareja que conformaban Ambrosio Francisco De Marco y Patricia Graciela Dell’Orto.
Según su legajo, el ex policía se desempeñaba al mismo tiempo «en comisión» en el Destacamento 101 de Inteligencia del Ejército, desde donde se fijaban los objetivos de la represión ilegal en la zona. Los hechos imputados por los fiscales se concretaron entre fines de octubre y principios de noviembre de 1976 y el sustento probatorio radica especialmente en las cuatro declaraciones judiciales prestadas por Jorge Julio López antes de su segunda desaparición en 2006.
López, que fue secuestrado el 27 de octubre de 1976 en su casa de 140 y 69 en La Plata, reconoció en juicio oral en septiembre de 2006 entre sus secuestradores al propio Etchecolatz y a su chofer Hugo Alberto Guallama.
En esa declaración, López dijo que estuvo secuestrado en el centro clandestino de detención denominado Pozo de Arana, cercano al Destacamento policial de esa localidad. López dijo además que en ese lugar fue «picaneado» junto a Rodas y Sánchez y que el 1 de noviembre de 1976 lo sacó de la celda «Etchecolatz con el grupo de ‘picaneadores’» entre los que reconoció a Garachico.
En aquel testimonio, el testigo-víctima explicó que el 5 de noviembre de 1976 arribaron al Pozo de Arana como detenidos-desaparecidos Ambrosio De Marco y su pareja Patricia Dell’Orto, padres de una niña de 25 días que, tras el secuestro, fue dejada por los represores a sus abuelos.
López contó que De Marco y Dell ‘Orto fueron asesinados el 8 o 9 de noviembre de 1976 por las mismas personas que lo torturaron a él y dijo que pudo ver «por la mirilla» de la puerta de su celda cómo ejecutaban de un disparo en la cabeza a ambos.
Por su parte, López Muntaner tenía 15 años cuando fue secuestrado el 16 de septiembre de 1976 en la redada represiva conocida como «La Noche de los Lápices» contra jóvenes que cursaban la enseñanza media en La Plata e impulsaban la lucha por el boleto estudiantil, entre otras formas de resistencia a la dictadura.
López dijo que en Arana a López Muntaner le decían «el chico de los boletos» y que, en una oportunidad, “le decían que se levante y el chico no podía porque estaba muy lastimado”. En la causa, Etchecolatz y Garachico están imputados también por el secuestro y torturas de un sobreviviente cuya identidad no fue revelada para preservar su intimidad. Se trata de un joven que en esa época tenía 19 años, del barrio platense de Los Hornos, torturado junto a López y que permaneció secuestrado en Pozo de Arana en forma contemporánea a los homicidios del resto del grupo.
El pedido de juzgamiento a Etchecolatz llega luego de cinco condenas a reclusión perpetua que recibió el represor en cinco juicios anteriores, mientras que Garachico fue condenado en 2014 a prisión perpetua por los asesinatos de dos militantes montoneros perpetrados el 9 de noviembre de 1976.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fuente: InfoJus