Saintout pidió condena penal para los medios que colaboraron con la dictadura

saintoutLa decana de la Facultad de Periodismo de La Plata, Florencia Saintout, aseguró que «el gran crimen perpetrado en la Argentina durante la última dictadura militar no habría sido posible sin la participación de un aparato cultural cómplice del cual algunos importantes medios de comunicación fueron protagonistas».

Destacó que «este 24 de marzo se cumple un nuevo aniversario del golpe de estado genocida más sangriento de nuestra historia» y señaló que «también se cumplen 10 años de aquel 24 de marzo en que Néstor Kirchner pidió perdón en nombre del Estado Nacional por el gran crimen cometido y allí se comenzó a escribir una nueva historia».

«La participación de los medios no puede ser pensada solo en términos de complicidad, más o menos ligada a los criminales, sino que debe ser juzgada penalmente porque cierto periodismo no fue solo socio sino perpetrador necesario del horror», dijo Saintout a Télam.

Tras demandar que se avance «cada vez más sobre las complicidades civiles», recordó que en la última dictadura cívico militar «existió un sistema de medios desde donde se modeló la construcción de una otredad (los subversivos, los terroristas guerrilleros, los demonios) a la que sólo quedaba enfrentar desde el exterminio, posibilitando la instalación del Estado de Excepción».

«Pero además, ese mismo sistema llevó adelante operaciones de ocultamiento de la verdad, de producción de mentiras planificadas, de entrega de trabajadores, de delitos económicos, e incluso, como se acaba de denunciar en el juicio por Crímenes de Lesa Humanidad del circuito llamado `La Cacha`, en La Plata, respecto del diario El Día de operaciones de inteligencia al servicio de los represores», dijo Saintout.

Manifestó que en los últimos años «se ha tornado visible su accionar criminal y la necesaria condena social de esa prensa canalla», pero consideró que «ahora se comienza a avanzar en la posibilidad de una condena penal»..

Citó como ejemplos al diario Clarín que «el 24 de marzo tuvo como tapa el neutral e independiente título de Nuevo Gobierno, no sólo ocultó las torturas y desapariciones, sino que además hizo negocios manchados de sangre con los dictadores como en el paradigmático caso Papel Prensa, hoy investigado».

«En cada una de sus páginas, el matutino asumió el relato de los dictadores, lo hizo propio, convirtiéndose así en el propagador de las voces represivas, en una versión civil del Boletín oficial, idea presentada excelentemente por Blaustein y Zubieta en el libro “Decíamos ayer”, agregó Saintout.

Además, mencionó que «por el mismo camino, el diario La Nación, tribuna histórica de la derecha, apoyó durante la dictadura su modelo económico y cultural (moral, lo llamaron), sumado a que jamás denunció ni las torturas ni las desapariciones. Cada una de sus páginas mostró absoluta condescendencia entre la dictadura y su anhelado modelo de país».

«Entre la lista de periodismo canalla, imposible de agotar en una nota de estas características, tienen un lugar destacado personajes siniestros como Bernardo Neustadt, Mariano Grondona o Joaquín Morales Solá, quien dio la bienvenida a los genocidas usurpadores del poder el martes 8 de junio de 1976, desde La Gaceta de Tucumán», dijo la concejal de La Plata por el Frente Social.

Calificó como «importante» que «se ha comenzado a ubicar en el territorio de la responsabilidad penal también a los medios de comunicación».

«Sin lugar a dudas, el juicio por crímenes de lesa humanidad llevado adelante en Bahía Blanca, en el que apareció explícitamente la responsabilidad de penal de Vicente Massot, y el papel jugado por el diario de la familia, La Nueva Provincia, es una antecedente importantísimo», sostuvo Saintout.

Remarcó que «este diario llegó a publicar, como parte de las operaciones de Inteligencia, información arrancada en sesiones de tortura a los militantes detenidos ilegalmente».

 

 

 

 

 

 

 

 

Copyright © 2012 24 Baires. Todos los derechos reservados.
           Acceso   |   Webmail
Director: Carlos Vazquez