Se cumplen tres años de la Masacre de José León Suárez II

masacreRealizarán una movilización y una misa para recordar a Mauricio Ramos y Franco Almirón, de 17 y 16 años, asesinados por la Bonaerense en 2011. El 20 de febrero empieza el juicio y será muy importante el testimonio de Joaquín Romero, que sobrevivió a la balacera.

Por las calles de la villa La Cárcova, en José León Suárez, circulaban hoy más personas que otras veces. Es que se cumplen tres años desde que la Policía Bonaerense disparó contra jóvenes que se escondían detrás de un tren que había descarrilado. Mataron a dos de ellos. Vecinos y organizaciones sociales marchaban esta tarde desde la estación hasta el monolito del barrio que recuerda a los adolescentes asesinados. Convocaron organismos sociales y la Campaña contra la Violencia Institucional, que coordina el diputado nacional Leonardo Grosso. Este mes se dará inicio al juicio oral en el que están acusados dos policías.

Joaquín Romero tenía 19 años cuando una bala le atravesó el pulmón y otra el estómago. Se salvó de milagro. Fue el 3 de febrero de 2011, cuando pasaba junto a un tren que había descarrilado en José León Suárez. Romero y otros chicos de La Cárcova bordeaban a diario las vías del tren para llegar al CEAMSE y recoger allí algo que pudieran aprovechar. Paquetes de fideos, zapatillas o algo para vender después. Pero esa mañana, los vagones de Nuevo Central Argentino (NCA) se salieron de control y quedaron tendidos en el piso. El personal ferroviario llamó a la Policía Bonaerense y entonces empezó lo que se conocería como la (segunda) masacre de ese barrio.

Ese día, La Cárcova perdió a dos de sus pibes y Joaquín, a dos amigos. Mauricio “El Pela” Ramos y Franco Almirón, de 17 y 16 años, murieron cuando intentaban huir de la balacera. El primero recibió un disparo que lo mató antes de llegar al Hospital Belgrano, mientras que Almirón falleció unas horas después. Romero, que se había guarecido detrás de uno de los vagones, quiso salir corriendo cuando lo invadieron los gases lacrimógenos. Mientras los vecinos respondían a la Policía Bonaerense con piedras y cascotes, a Joaquín lo atravesaron dos balas de plomo por la espalda.

La movilización de hoy recuerda los tres años de esta masacre. Este año fue diferente a las marchas anteriores, porque hay expectativa por el comienzo del juicio oral, programado para el 20 de este mes. Los imputados son el subinspector Gustavo Ezequiel Vega, de la Comisaría 2° de San Martín, y Gustavo Sebastián Rey, de la Policía de Buenos Aires N° 2. Los querellantes buscarán no sólo condenar a los dos policías, que hoy están en prisión preventiva, sino también probar la responsabilidad de las cúpulas de esa fuerza.

Romero y los familiares de Ramos están patrocinados por el CELS, que el año pasado recusó a los jueces del Tribunal Oral Criminal (TOC) 1 que sostenían la hipótesis del descarrilamiento intencional por parte de los vecinos. En la instrucción, el maquinista declaró que el accidente se originó en el mal estado de las vías, lo que contradecía esa versión. El caso pasó al TOC 2, que ahora deberá dirigir el debate oral. Por el momento, están convocadas 20 audiencias.

“Normalmente este tipo de casos no llega ni siquiera a una instancia de investigación seria. En este caso, ya estamos empezando el juicio oral”, resaltó al abogado del CELS Federico Efrón. “El objetivo para el juicio es doble: no sólo la condena respecto de Vega y de Rey por las responsabilidades que tuvieron ese día, sino que a partir de los testimonios y toda la prueba que ss reproduzca en el juicio, los jueces se sientan obligados a que se investigue la responsabilidad de otros policías que actuaron ese día, así como los jefes policiales que estaban a cargo”, planteó.

Aquella mañana de febrero, tres móviles de la comisaría 4ª de José León Suárez llegaron al lugar y pidieron refuerzos. Las fuerzas de multiplicaron con la llegada de agentes de las comisarías 2ª, 8ª y 9ª de San Martín, y de la Policía Bonaerense 2 (PB2). Dos semanas después se desató una purga en la Bonaerense. El entonces Ministro de Justicia y Seguridad de la provincia de Buenos Aires, Ricardo Casal, relevó a toda la cúpula con excepción del jefe máximo, Juan Carlos Paggi. Fueron pasados a retiro 15 altos jefes policiales.

Hoy, algunas paredes de La Cárcova amanecieron con las inscripciones “Rey Inocente, Leo Grosso miente”.

La marcha que avanzaba esta tarde con banderas y pancartas, culminará con una misa. Participan organizaciones políticas del arco de Unidos y Organizados, así como familiares de las víctimas de la violencia. En las semanas próximas continuarán las actividades hasta el día del juicio, que habrá una movilización y festival en las inmediaciones de Tribunales.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fuente: InfoJus Noticias

Copyright © 2012 24 Baires. Todos los derechos reservados.
           Acceso   |   Webmail
Director: Carlos Vazquez