CNU: la fiscalía espera demostrar relación de miembros del poder Judicial con el terrorismo de Estado

MAR DEL PLATA-El fiscal federal de Mar del Plata Pablo Larriera afirmó que el juicio por la causa contra los integrantes del grupo Concentración Nacional Universitaria (CNU), que operaron en esa ciudad durante los años `70, “permitirá establecer las relaciones que algunos miembros del Poder Judicial tuvieron con el terrorismo de Estado”.

“En el marco de los juicios de lesa humanidad que vienen desarrollándose en los últimos años, esta causa posee algunas particularidades. Acá estamos juzgando a una organización parapolicial que tuvo aceitados vínculos con el Poder Judicial y las fuerzas de seguridad”, sostuvo el fiscal en declaraciones a Télam.

El expediente que instruyó Larriera fue elevado a juicio oral en diciembre pasado por el juez Santiago Inchausti, a cargo del Juzgado Federal 3 de Mar del Plata, y es probable que el debate se desarrolle a medidos de este año.

El magistrado imputó por homicidio calificado y asociación ilícita a Gustavo Modesto Demarchi, José Luis Granel, Juan Carlos Asaro, Luis Roberto Coronel, Roberto Alejandro Justel, Mario Ernesto Durquet, Raúl Rogelio Moleon, Juan Pedro Asaro, Marcelo Arenaza y Fernando Alberto Otero por hechos que tuvieron lugar entre febrero de 1975 y marzo de 1976.

“Demarchi era fiscal federal e integraba este grupo parapolicial que se gestó en la Universidad de Mar del Plata, y por el lugar que ocupaba en el Poder Judicial, le resultaba sencillo conseguir información sobre las víctimas y ordenar procedimientos fraguados”, especificó Larriera.

El funcionario explicó que la pertenencia de Demarchi al sistema judicial fundamenta la acusación de lesa humanidad contra estos antiguos parapoliciales.

La CNU surgió en 1968 en la Universidad de La Plata y además de hacerse fuerte en la capital de la provincia de Buenos Aires, esta organización de derecha adquirió una importante presencia en los claustros de Mar del Plata y Bahía Blanca.

En diciembre de 1971, protagonizó un violento ataque contra una asamblea estudiantil que se efectuaba en la Facultad de Arquitectura de la Universidad de Mar del Plata, un hecho en el que resultó muerta de un balazo en la cabeza la estudiante Silvia Filler.

Por ese crimen resultaron condenados Oscar Héctor Corres –autor del disparo que dio muerte a Filler— y Raúl Arturo Viglizzo, entre otros.

Sin embargo, todos los acusados quedaron en libertad por la amnistía que el presidente Héctor Cámpora decretó el 25 de mayo de 1973.

Viglizzo, uno de los principales ideólogos de la organización, junto con Demarchi, se entregó a la Justicia hace una semana y era requerido por el Juzgado Federal 3 por la causa denominada como “La noche del cinco por uno”.

Bajo el amparo de José López Rega, entonces ministro de Bienestar Social y mentor de la Triple A , la CNU incrementó sus ataques a los militantes populares en 1974, tras la muerte de Juan Domingo Perón.

“Era un contexto de constantes enfrentamientos entre grupos de derecha e izquierda en una ciudad que por entonces tenía apenas 300.000 habitantes”, reseñó Larriera.

El 20 de marzo de 1975, el líder de la CNU, Ernesto Piatoni –abogado y dirigente sindical-, y que era hombre de confianza de López Rega en la ciudad, resultó asesinado en una operación de Montoneros.

En su velorio, los miembros de esta banda parapolicial juran venganza y esa misma noche asesinan a Bernardo Goldenberg, al teniente primero Jorge Videla y a sus hijos Jorge y Guillermo.

Meses después, también cayeron bajo las balas de la CNU, el dirigente peronista Enrique Elizagaray, Daniel Gáspari, Jorge Stoppani y la decana de la Facultad de Humanidades de la Universidad Católica de Mar del Plata, María del Carmen Maggi.

“La influencia de Demarchi era fundamental para liberar zonas y permitir el accionar de los miembros de la CNU. Esto era algo que se supo por años en la ciudad”, apuntó Larriera.

Tras el golpe del 24 de marzo de 1976, varios integrantes de esta banda pasaron a integrar el aparato del terrorismo de Estado y tuvieron participación en la “Noche de la Corbatas Largas”, un hecho en el que resultaron secuestrados seis abogados laboralistas marplatenses, en julio de 1977.

La acusación también cree que durante el debate pueden surgir elementos que relacionen a los acusados con el suspendido juez Pedro Hoft, acusado de participar en el terrorismo de Estado desde su condición de magistrado, en un expediente que también instruye Larriera.

“Hay vasos comunicantes entre la CNU y la represión que se desató tras la dictadura. Lo bueno es que en el juicio oral empezamos a recorrer un camino que nos permitirá establecer verdad y justicia”, puntualizó.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Copyright © 2012 24 Baires. Todos los derechos reservados.
           Acceso   |   Webmail
Director: Carlos Vazquez