Mar del Plata: denuncian que se dejaron de pagar las becas a los chicos del basural

Desde la Mesa de Diálogo del Basural del Obispado aseguran que el Gobierno no las otorga desde marzo. El beneficio está orientado a jóvenes de entre 13 y 18 años y busca evitar su permanencia en el predio de disposición final de residuos de la ciudad.

Preocupación. Esa es la palabra que utilizan representantes de la Mesa de Diálogo del Basural del Obispado de Mar del Plata al referirse a los recicladores informales presentes en el predio de disposición final de residuos de la ciudad. Además de apuntar a los factores económicos y sociales que empujan a personas de diferentes edades a acudir a la basura como medio de subsistencia, desde el espacio ponen el foco en el pago de las becas a los jóvenes de entre 13 y 18 años, uno de los programas de inclusión social que apuntan a evitar la permanencia de menores en el lugar y que no estaría cumpliéndose.

Ante los rumores de que la medida está suspendida, Ana Laura Vulcano, abogada y coordinadora de la mesa, destacó a LA CAPITAL la falta de información que existe en torno a la entrega del beneficio económico y apuntó al nulo canal de diálogo que hay entre el espacio y el municipio.

“No tenemos confirmación alguna de que las becas se estén otorgando. Según lo que pudimos saber de manera extraoficial, las mismas no se están pagando desde marzo, pero nosotros, que trabajamos todos los días con las familias que trabajan en el predio, no conocemos un joven que la haya cobrado en los últimos dos años”, aseguró Vulcano, quien aseguró que la Mesa Social de Reciclado, presidida por el municipio y conformada por el Obispado, las ONG y demás instituciones que operan en el predio, fue solo convocada “contadas veces” en estos últimos cuatro años.

“Venimos haciendo diferentes reclamos por los programas de inclusión social pero no recibimos ninguna respuesta. El responsable político, el presidente del Emsur (Ente Municipal de Servicios Urbanos), Eduardo Leitao, tampoco nos da detalles de gestiones tendientes a brindar soluciones a las diferentes problemáticas sociales que se dan en el predio”, agregó la letrada.

Las becas para los recicladores informales están orientadas únicamente a 50 jóvenes de entre 13 y 18 años y forman parte de un proyecto para erradicar el trabajo infantil que la anterior gestión, en conjunto con la ONG Conciencia, puso en marcha luego de constatar la presencia de niños, niñas y adolescentes dedicados a la recuperación de materiales entre los residuos del predio de disposición final. El beneficio económico, que busca equiparar la rentabilidad mensual que el menor recibiría de seguir asistiendo al lugar, solo se entrega si el joven no vuelve al predio.

En este sentido, y con el objetivo de contar con los fondos necesarios para su efectivo cumplimiento, en octubre de 2015 el Concejo Deliberante autorizó al municipio a utilizar la tasa de gestión de residuos urbanos (Girsu), que es abonada por los contribuyentes de Mar del Plata y Batán con el pago de la factura de Obras Sanitaria, no solo para cuestiones de ingeniería ambiental, sino también para atender el aspecto social.

Además, se estableció que el monto otorgado dependerá de la situación de cada menor. A un adolescente que es sostén de familia se acordó la entrega de $ 3.000. Y al que atraviese una situación menos complicada, $ 1.500. El plan también contempla una suma de $ 4.500 (tres módulos de $ 1.500) en casos excepcionales en que se presenten situaciones críticas o de emergencia social.

Los rumores de suspensión y la falta de información respecto su efectivo cumplimiento, también cobran fuerza en el marco de un contexto social cada vez más preocupante y con índices de pobreza en aumento. La suba de la inflación y la pérdida del poder adquisitivo de un amplia parte de la sociedad argentina, no hizo más que profundizar la vulnerabilidad de los clases sociales más bajas que, sin otras alternativas para garantizar la subsistencia, recurren a los trabajos en torno a la basura.

La falta de empleo, además, es uno de los factores que cala más hondo en la realidad marplatense, que cuenta con el triste historial de encabezar el ranking nacional de tasas de desempleo.

En este sentido, la coordinadora de la mesa basural del Obispado señaló la importancia de que estas becas se otorguen y colaboren con la ayuda económica para quienes más lo necesitan.

“Estamos hablando de becas que tienen nombre, apellido y una necesidad. No son un número más. En el basural se ha mejorado la infraestructura considerablemente. Antes de la llegada del Ceamse, nosotros llevábamos agua en botellas porque no logramos que Leitao al menos coloque agua. Ahora hay un galpón, comedor, baños. También desde la Secretaría de Salud han hecho proyectos importantes como el 40 Jueves de Vacunación. Pero la situación social es preocupante y no le corresponde a Ceamse ocuparse”, concluyó Vulcano.

Fuente: Lacapitalmdp

Copyright © 2012 24 Baires. Todos los derechos reservados.
           Acceso   |   Webmail
Director: Carlos Vazquez