El Rally Dakar y el cruce del gran salar

dakar bolivia

El Dakar 2015 cumplirá este domingo su octava etapa para autos, que completarán la segunda parte del maratón entre Uyuni e Iquique, con 137 kilómetros de especial que se correrán en la inmensidad del salar, mientras que las motos encararán el camino inverso y llegarán a esta ciudad desde el desierto chileno.

La etapa de mañana, que tendrá un total de 806 kilómetros para los autos con un especial dividida en dos partes, primero 472 kilómetros y luego de una neutralización con un tramo de 38 en territorio chileno, será inédita ya que desde que el Dakar llegó a Sudamérica será la primera vez que enfrenten una jornada sin haber pasado por la asistencia de sus equipos tras la jornada anterior.

Si el ingreso a Bolivia fue complicado, no sólo por la altura sino también por las complejidades del camino y por la navegación, la de mañana no será nada simple, ya que habrá tramos con superficies similares al ripio, además del salar que es bello pero engañoso.

Es que en esa majestuosidad de sal, la velocidad no se nota hasta que el auto se descontrola, punto en el que se torna casi imposible dominarlo, según reveló Pablo Eli, quien trabaja junto a David Castera en el relevamiento de los caminos.

Luego de esa parte rápida, llegará el turno a una mucho más lenta y muy técnica, por las montañas en la que habrá que cuidar los neumáticos durante ese largo tramo, hasta que sobre el final llegan las dunas que acompañarán a los pilotos hasta Iquique.

Una vez en el vivac chileno, rodeado por dunas y el Pacífico, aquellos que hayan sorteado la etapa maratón podrán –entonces- tomarse el ansiado descanso.

En tanto, los hombres de las motos habrán recargado pilas el día anterior para afrontar la primera parte de la maratón hasta Uyuni, etapa que tendrá un total de 717 kilómetros con una especial de 321.

Copyright © 2012 24 Baires. Todos los derechos reservados.
           Acceso   |   Webmail
Director: Carlos Vazquez